El juego con su gatico

2016-06-09
Gaticos-jugando.jpg

El incremento de la crianza del gato como animal de compañía en los hogares es acelerado, cada vez son más los pacientes felinos los que llegan día a día a las veterinarias, su aumento tal vez este relacionado con nuestro mundo actual el cual gira alrededor del trabajo con una vida más agitada en espacios cada vez más pequeños desplazando a la mascota tradicional el perro a alguien un poco “más fácil” de criar.

El gato está ocupando su lugar porque se acomoda más a ese estilo de vida, un individuo mucho más independiente de la atención por parte de su propietario, que no hace falta sacarlo para que haga sus necesidades y que no necesita “tanto espacio” para desarrollar su comportamiento normales, además con el tiempo aprendemos a querer tal y como es. (Pongo esto entre comillas porque a veces sin darnos cuenta, las restricciones no son buenas y son razón para empobrecer el bienestar animal.)

Los gatos son animales que a pesar de tener estas ventajas sobre los caninos, también son animales que necesitan estar en un ambiente adecuado para desarrollar comportamientos normales. Lugares donde poder comer, hacer sus necesidades y que siempre este limpio, jugar, marcar, descansar, y un sitio tranquilo para ocultarse cuando lo desee. El propietario debe dar estas facilidades sin que afecte tampoco su entorno para que ambos puedan vivir una buena vida.

¿Como saber a la hora de adoptar un gatico?

Al adoptar un gato debemos conocer aspectos importantes de su desarrollo, por ejemplo el periodo de socialización de los gaticos termina a la 8 semana de vida (periodo de adaptación a los diferentes estímulos). En este periodo el gatico debe aprender a familiarizarse estímulos a su alrededor para comenzar a desarrollar comportamientos normales que son necesarios para su especie, el que come, el donde come, que sea alejado de donde hace sus necesidades, el cual tenga una arenera adecuada y sea un lugar tranquilo. Dentro de este periodo también aprende a conocer con quienes va a vivir, y como se comportan ya sea niños, adultos, otras especies. Una vez terminado este periodo es muy difícil relacionarlos con estos estímulos. Luego el gatico comienza a explorar su territorio el cual empieza a delimitar por medio del marcaje, comienza a jugar y se aceleran esos instintos normales de su especie como por ejemplo la caza.

En el tema de marcaje es importante conocer que los gatos deben contar desde la llegada a la casa con rascadores adecuados y ubicados en lugares visibles para evitar que use los muebles o cortinas que una vez dañan se puede volver un problema difícil de resolver.

¿Como jugamos con nuestro gato?

La mayoría de personas jugamos con nuestros gaticos de forma directa, nos parece adorable cogerlos y acariciarlos, jugar con ellos es muy fácil pues los podemos manipular, pero no sabemos que estas manipulaciones con el tiempo se van volviendo cada vez más bruscas pues estamos con un animal que comienza a crecer y puede usar sus herramientas de juego, las uñas y sus dientes para hacerlo. Es ahí cuando el gatico pasa a ser de adorable a insoportable pues nunca le hemos enseñado a jugar y el solo hace lo que siempre ha hecho.

Otras personas juegan al yo te cazo y tú me cazas, y se persiguen o se dejan perseguir pero este juego también es algo peligroso con el tiempo. Los gatos pueden sorprender a su propietario y lanzarse a las piernas o en algunos casos a la cara, y hacer daño.

Siempre la prevención es mejor que la cura, al gatico no se le debe permitir jugar con las manos, en cambio de esto se promueve el juego con juguetes pequeños que le permitan simular la caza de un roedor pequeño. Para eso en el mercado existen variedad de juguetes como ratones de peluche con ruedas, pelotas con cascabeles, o pelotas o ratones unidas a una cuerda para poder interactuar con el gato.

Los propietarios deben conocer las señales de postura que su mascota felina le muestra al momento de estar jugando, ejemplo la dirección de las orejas, el tamaño de las pupilas y movimiento de la cola y la posición del cuerpo; y es importante que el las identifique para diferenciar en que momento el gato esta relajado o está jugando muy excitado y brusco para así poder saber cuándo es el momento de parar.

Si el problema ya se presenta recordar que el castigo físico no está recomendado, pues podría ser perjudicial para la relación mascota propietario y empeorar el problema. En el momento que el gato comience a jugar de forma inadecuada con las manos de su propietario lo recomendable es parar por unos minutos y redirigir su juego con juguetes adecuados, si persiste o está muy excitado jugando con las manos, lo correcto es aislarlo en un cuarto sin ruido por unos minutos para que se tranquilice y luego redirigir el juego desplazándolo para alcanzar o atrapar.

El introducir otro gatico a veces funciona porque entre ellos aprenden a jugar y es mucho más fácil la crianza. O algunas clases de obediencia también son útiles para solucionar el problema.

De igual manera es siempre importante tener la asesoría de un profesional en etología y de su veterinario de confianza para solucionar este tipo de problemas y no pase a ser un mal juego.

Oscar Fabián Guevara Baquero.

MVZ Etología Veterinaria.


Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *